viernes, 21 de mayo de 2010

Mocaccino



Una tasa de café en tu mesa, tus ojos mojados y una sonrisa perdida, yo que había llegado a comprar tan solo un mocaccino al mismo lugar sin saber bien por que.

Decidí sentarme a un costado de tu mesa, di el primer sorbo a mi moccaccino mientras te observaba, estabas triste pero aun así irradiabas una extraña energía que me envolvía.

De pronto percibí que por tu mejilla recorría una lágrima, seguida por unas cuantas más, utilizaste una servilleta y te secaste la lluvia.... mientras movías la cabeza y tus labios decían por que a mi por que....

No podía quitarte los ojos de encima, sentía un extraño deseo de acercarme y abrazarte, una sensación que nunca había sentido hoy me invadía

De pronto tu celular sonó, de reojo lo viste, el numero seguramente te era familiar y tus ojos soltaron un torrente de lágrimas que al parecer había sido contenido hasta ese momento... querías lanzar el celular por el piso pero no lo podías hacer y lo guardaste en tu cartera C.H, mientras tu rostro parecía cada vez mas triste.

Poco a poco tus ojos se secaron y yo un espectador que quería ser protagonista y cambiarte esas lágrimas por una sonrisa que te alegre el día, pero debía aceptarlo era tan solo un espectador

De pronto diste un sorbo a tu café mientras tu mirada era perdida en un cuadro de Guayamin, tus labios dibujaron un “se terminó”, y agachaste tu cabeza mientras dabas otro sorbo a tu café.

De pronto regresaste tu mirada hacia mi mesa, una sensación de juventud en mi estomago me sorprendió, esboce una sonrisa a medias esperando no se que, pero seguramente ni siquiera lo percibiste, al segundo siguiente ya tu mirada se había enganchado con una pareja que entraba tomada de la mano.... mientras los mirabas una sonrisa se dibujo en tu rostro....

Mientras mirabas aquella pareja entrar, tomé una servilleta y empecé a escribirte, seguramente la locura se había apoderado de mí o quizás la imprudencia o que sé yo, pero tomé la pluma de mi saco y la servilleta cumplió una función que no estaba acostumbrada.

“Tus lágrimas me han llamado, aunque hubiera preferido que sea una sonrisa, pero el destino es así, no siempre es como queremos, pero aquí estoy frente a ti, sin saber bien por que, pero solo quiero decirte que quisiera ser quien seque tus lagrimas y te regale sonrisas eternas, acompañarte un día y luego si me lo permites acompañarte todos los días..... “ de pronto levante la mirada antes de seguir y de pronto era yo quien estaba triste, te habías ido, mis líneas no habían concluido pero ya no tenían razón, pues nunca las escucharías, nunca llegarían a vos.

Sonreí al verme en aquella situación, guarde aquella servilleta en mi bolsillo, intente dar un sorbo al moccacino causante de este encuentro pero ya estaba frío, volví a sonreír mientras me levantaba, ya era tarde y en casa me esperaba la soledad para nuestra habitual charla....

Pero al pasar por tu mesa vacía, donde habías estado tan solo minutos atrás vi una servilleta escrita, me sorprendí al verla y sin pensar dos veces me acerqué y la tomé, no la leí hasta salir de aquel lugar, nervioso y ansioso la abrí.... “Mis ojos lloraban pero al verte mi corazón se alegró, sentí aquella fuerza que sentiste al entrar, tus ojos me decían lo que quería escuchar, hoy comprendí que lo que busco existe y que tan solo hay que saber esperar..... te esperaré al regresar.....”

Desde aquel momento visito aquel lugar regularmente, esperando nuestro encuentro y poderte acompañar el primer día....

JALE

20 comentarios:

Marlene dijo...

Santo cielo Jairo, esto es tan hermoso... y llega como bálsamo a mi alma, que esta terriblemente lastimada.

¿Donde queda ese café?
Me interesa :)

Un abrazo amigo
Con cariño
Marlene

El ave peregrina dijo...

Jairo, escribes con el corazón, se nota, amigo mío, tus sentimientos invaden y dejan huella.Encuentro triste pero al mismo tiempo se espera algo de el,seria mejor la sonrisa a la lágrima pero en la vida suelen darse las dos...y aveces unidas...¿Quién no ha llorado de alegría...?, ojalá el próximo encuentro sea el verdadero.

Un placer leerte y un abrazo agarimoso.

Jairo Andres Loaiza-Espinoza dijo...

Marlene querida, sonrie, el tiempo lo cura todo y tu corazon encontrará lo que busca...

una vez mas, sonrie amiga, tiempo al tiempo....

Un abrazo Marlene.

JALE

Jairo Andres Loaiza-Espinoza dijo...

Peregrina, gracias por tus palabras... me alientan a continuar...

Un abrazo grande.

JALE

Liz Flores dijo...

Una historia de amor y melancolía de esas tantas que abrigan los Cefés. Pareciese una despedida sin adiós, pero quedó una ventana abierta a la esperanza. Muy lindo tu post Jairo, ha sido un gusto leerte.

Un fuerte abrazo mi amigo y que pases un bonito fin de semana.

Eurice dijo...

Preciosa historia de amor.
Las lágrimas inspiran más que las sonrisas y las risa ¿Porque será?...
Buen fin de semana!
Saludos

Taty Cascada dijo...

Jairo: Ésto se llama escribir con el corazón, con el alma cincelándote los dedos...¡Pero que belleza!, me encanta observar que el romanticismo todavía existe en algunos contados hombres.
Un abrazo.

Ratushka dijo...

Bonito relato :)
Cosas curiosas nos pasan a veces con completos extraños y...nos marcan

La chica de cristal dijo...

Me has recordado al café que yo me tome por 1ª vez con Edu y madre mía, parece que has descrito todo lo que me paso a mí ese día, porque no pare de mirarle a los ojos y encima él no se separo ni un minuto de mí.

Buen finde corazón y cuídate mucho.

Vane dijo...

Que historia de amor tan bonita! Y es que es cierto, tan sólo hay que saber esperar!
Besines

Estrella del Mar dijo...

Que lindo escribes a migo Jairo, una historia de amor muy bella, esa espera amiga de las esperanza, me ha encantado,
gracias amigo por compartir tan bellas historias,
besos y abrazos de tu amiga Lola.

Mina dijo...

Ufff... que belleza mi querido Jairo, hermosa historia, de pronto el corazón late al sentir la ternura de tus letras, gracias por tu sentimiento.

Besitos y que tengas un hermoso fin de semana

Meret ® dijo...

Una historia conmovedora de amor.
¡Es impresionante como escribes!

Mi más sinceras felicitaciones.

Un abrazo.

Xiomara Beatriz dijo...

Modular ese momento mágico como tú lo has hecho es tremendamente difícil…lo disfrute tanto como beber ese mocaccino que me encanta…enhorabuena por sublime creatividad…besos Jairo

Estrella del Mar dijo...

Mi amigo Jairo paso hacerte una visita muy rapidita pues el verano lo tengo muy ocupado,
gracias amigo por tus lindo escrito,
besos y abrazos de tu amiga Lola.

Núria dijo...

Amigo Jairo, una maravillosa historia con una puerta abierta a la esperanza...
Y como tantas otras veces, alrededor de una taza de café, aliado y testigo de tantas historias, no siempre bellas...
Después de una breve ausencia, ha sido todo un placer volver a reencontrarme con tu blog.
Por cierto...pásate por el mío, tengo un premio para tí!
Un fuerte abrazo, amigo!
Núria

cora dijo...

me ha encantado , precioso e intenso
feliz fin de semana

un besazo

María Susana dijo...

maracilloso, dulce mas que hermoso loo que he leido!! mis felicitaciones! un beso

Anónimo dijo...

Me tomo el mocca!! Que post para mas bello!! Entre nostalgia y esperanza dejando siempre entreabierta una ventana a un futuro alentador y y lleno de esperanza!! Simplemente me llego me llego a lo mas hondo hasta el punto que has logrado teletransportarme hasta El cafe y ser la protagonista,no lo creas pero asi lo senti mi jairo querido muy sentida tu historia besos y abrazos!! Flor Silvestre

sara dijo...

Muy bello, como siempore Jale. Me encanta como escribes, lo haces desde dentro, con el corazón abierto. Es..precioso!!

un besos

sara